La Armadura del Cristiano

Recientemente la Armada de Estado Unidos presento el mejor Avión Bombardero de Guerra de la historia según ellos, el B-21 Rider, desarrollado después de más de 30 año en absoluto secreto, capaz de bombardear Moscú o Pekín con armas convencionales o atómicas sin ser detectado, esta arma prende infundir terror y miedo en un mundo tan conflictivo como el de hoy, frente a amenazas nucleares de países como Rusia o China. Seguramente para los ciudadanos estadounidenses esta defensa les hace sentir seguros y confiados. Sin embargo, para nosotros como cristianos existe una defensa mucho más potente frente al verdadero enemigo de nuestras vidas, hermanos estamos en guerra, nos hemos olvidado de eso, el mundo actual a pesar de que la guerra como la de Ucrania está lejos, nosotros nos hemos sentimos seguros, confiados, tranquilos con un status quo aparente de paz, pero déjenme decirles que estamos en Guerra, y no nos amenaza China, ni tampoco la inflación, ni la pobreza, es el mismo Satanás quien con un ejército sumamente estructurado nos quiere destruir, arrastrar y devastar.

            Les invito a ir a la palabra de Dios en Efesios, vamos a leer del versículo 10 al 20, este es el pasaje que estudiaremos en esta oportunidad. Leamos.

Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza. Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes. Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia, Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios; orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos; y por mí, a fin de que al abrir mi boca me sea dada palabra para dar a conocer con denuedo el misterio del evangelio, por el cual soy embajador en cadenas; que con denuedo hable de él, como debo hablar.

‘ Efesios 6:10-14,16-20

            El estudio de hoy lo voy a dividir en 4 puntos, para entender como Pablo por medio de su carta nos invita a que nos vistamos de la armadura de Dios. Los puntos son:

  1. Porque debemos vestirnos de una armadura
  2. Contra quien Luchamos
  3. Qué tiene la armadura
  4. Peleando Firmes de pie en el espíritu, pero de rodillas ante Dios.
  1. ¿Por qué debemos vestirnos de una armadura?: La carta de Efesios fue una carta general para que circule en las Iglesias de la época, se estima que se escribió entre año 60 a 62 después de Cristo, su autor el Apóstol Pablo encerrado en una cárcel Romana con un amor por la Iglesia, y seguramente mirando a sus captores se inspiró en la armadura que era parte de un buen soldado Romano, el cual podía resistir la batalla. Al estar debidamente equipados, por esto Pablo quería que la Iglesia entendiera que estamos en batalla y que no podemos estar relajados sin el equipamiento necesario. Leamos el versículo 10 y 11. La vida cristiana fiel es una batalla, Guerra en su expresión máxima, Dios empieza a bendecir y Satanás empieza a atacar como recordamos en los evangelios el ministerio de Jesús arranco con una gran batalla contra satanás Lucas 4:2 y también al final del mismo la batalla se mantuvo Satanás arremetió en Getsemaní Lucas 22:44. Esto refleja que la batalla no es más fácil en la medida que crecemos en la obediencia en Dios, a medida que el Señor otorga dominio sobre ciertas tentaciones y debilidades, Satanás se dispone a atacar en otras áreas. Los creyentes son atacados tanto a escala personal como corporativo 1 Tesalonicenses 2:18 Satanás estorbo a Pablo, La iglesia sería atacada tanto desde afuera como desde adentro como dice en Hechos 20:29-30, lobos entre el rebaño y hombres que hablan coas perversas para arrastrar los discípulos. Por esto debemos prepararnos con la Fuerza de Dios Filipenses 4:13, Todo lo puedo en Cristo y también porque No tenemos espíritu de cobardía sino de poder, amor y dominio propio como dice en 2 Timoteo 1:6-8. Entonces el vestirse con la Armadura no es temporal, no es sacarse cuando termina la batalla porque esta nunca termina, Judas 24, nos. Da una esperanza de que él nos guarda de la caída, pero debemos presentarnos sin macha, y esto se logra solo poniéndonos la armadura.
  2. Pero ¿Contra quien Luchamos?, Leamos en versículo 12, resaltemos la palabra LUCHA esta se refiere principalmente a un combate mano a mano, no es apretar un botón u disparar un misil a la distancia, piensen en el campo de batalla sin ninguna arma de fuego solo una armadura frete a un enemigo que nos quiere destruir, la lucha es encarnizada, y ¿contra quién?, contra un ejército organizado y bien estructurado con niveles y rangos jerárquicos, por ejemplo podemos decir que los Principados son el Orden más elevado, Colosenses 2:15. La Potestades se las menciona en 1 Pedro 3:22, los gobernadores de las tinieblas que seguramente son Demonios infiltrados en sistemas políticos, como aquel que estorbo al ángel en Daniel 10:13, y las huestes espirituales de maldad hace referencia a demonios que están involucrados en las inmoralidades más viles y despreciables, como es el caso de las prácticas sexuales pervertidas en extremo, el ocultismo, el culto a Satanás y otras cosas semejantes. el propósito de Pablo no es explicar los detalles de la jerarquía diabólica y demoníaca, sino darnos una idea de su sofisticación y poder, para que no lo minimicemos, sino que lo entendamos para enfrentarlo, ningún ejército se enfrenta a otro sin conocer a su enemigo, sin saber de qué es capaz. En el versículo 13 dice Pablo POR TANTO TOMAD, se debe reflexionar en el ejercito organizado que nos ataca, y entender lo importante de estar preparados, por eso contamos con su provisión al ser sus hijos, al tener su Palabra, al ser poseídos por el Espíritu Santo como su morada santa, al tener todos los recursos de nuestro Padre celestial. Dios es nuestra fortaleza, pero su fortaleza solo puede ser apropiada mediante la obediencia, nuestra responsabilidad es RESISTIR Y ESTAR FIRMES. Por lo tanto, Pedro nos aconseja: «Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar» (1 Pedro 5:8-9).
  3. Entonces si ya sabemos la importancia de la armadura y de la existencia de la guerra, y sabemos quién es el enemigo, vemos como lo enfrentamos, veamos Qué tiene la armadura:
  • En el versículo 14 leemos Ceñidos vuestros lomos con la Verdad, la base de nuestro uniforme es rodearnos con una tela que ajuste todo nuestro cuerpo que nos de movilidad para la batalla , lo primero que resalta Pablo es que debemos tener muy clara la verdad de Dios, en un mundo de mentira, dominado por padre de mentira, lo primero que ataco satanás en huerto fue el poner duda en el hombre, por no es extraño pensar que lo primero es estar ceñido con la verdad, pero ¿cuál es la fuente de la verdad?, podemos leer en Romanos 12:2 No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta. Renovando nuestra mente a la verdad que solo la podemos encontrar en la revelación de la palabra de Dios.
  • En el mismo pasaje Pablo son insiste que nos vistamos con la Coraza de Justicia, en el mundo Judío el corazón representa a los sentimientos y las emociones, la Coraza justamente hace eso proteger la caja torácica donde esta los órganos vitales como el corazón, es decir esta coraza nos protege de los ataques del enemigo, donde normalmente somos más débiles, pero esto no es autojusticia lo que nos protege el corazón, sino la justicia imputada de Dios es la base de nuestra vida cristiana y de nuestro vivir cristiano, podemos resaltar algunos pasajes como 2 Corintios 5:21, Colosenses 3:5-14, nueva vida en Cristo vestido con obras de justicia, y principalmente Romanos 6:1-2, 11-13, donde se aclara que no podemos perseverar en el pecado, estar vestidos con la coraza de justicia consiste en vivir en obediencia diaria y momento tras momento a nuestro Padre celestial.  
  • La siguiente pieza clave de la armadura es el calzado, en el versículo 15 Pablo nos indica que debemos estas calzados nuestros pies con el Apresto del Evangelio de la paz,  cuan importante es el calzado para esta firmes y bien parados en el campo de batalla, lo que se evidencia de este calzado es que ayuda a ser más eficientes, esto se logra con el evangelio de paz que nos dio Cristo, ahora estamos por la Fe en Cristo en Paz con Dios, es decir permanecer firmes en las buenas nuevas del salvación, tener la confianza de que hemos sido redimidos por el salvador, Efesios 6:10, fortaleciéndonos en EL y en el poder de su fuerza, Romanos 8:31, si él está con nosotros quien contra nosotros.En el versículo 17 Pablo dice SOBRE TODOtomad el escudo de la fe para que podáis apagar los dardos de fuego del maligno,  Este escudo tenía unos ochenta centímetros de ancho y un metro veinte centímetros de alto; estaba diseñado para proteger todo el cuerpo del soldado, y el sobre todo que dice Pablo refleja que el cristiano puede esconderse detrás de la Fe cuando recibe el ataque insistente de los dardos de fuego, el escudo los detiene, esta es la fe salvadora la fe de poder, la que dice en Hebreos 11:6, Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan.En el verso 17 Pablo nos invita a tomad el Yelmo de Salvación, este casco busca proteger la cabeza nuestra mente, e    n la mente Satanás va a intentar por todos los medios desanimarnos y disuadirnos, haciéndonos recordar nuestras derrotas y los peligros que corremos, colocando a nuestro paso todos los objetos que pueda para destruir nuestra seguridad en Cristo, por esto el Yelmo nos protege de estos ataques. Permanecer y esperar en Jesús no significa que nos abstengamos de hacer cualquier cosa, esta permanencia implica guardar sus mandamientos (Juan 15:4-10; 1 Juan 3:24). Permanecer es estar vestidos con el Casco de la salvación. Los cristianos no son espectadores pasivos de la obra de Dios.   
  • Finalmente la armadura se complementa con una arma de ataque y como dice en este mismo versículo la Espada del Espíritu, que es la palabra de Dios, la espada a que Pablo se refiere aquí es la machaira, que tenía diversas longitudes entre quince y treinta centímetros. Arma de combate cuerpo a cuerpo, muy filosa y cortante. Es el arma perfeta de origen divino, el Espíritu Santo es el origen de esta espada Juan 14:17, Espíritu de Verdad, La palabra es poderosa en Dios como dice en 1 Timoteo 3:16-17, enseña, redarguye, corrige e instruye, a fin de que el cristiano sea enteramente preparado para toda buena obra. La palabra es viva y eficaz, y muy cortante como dice es Efesios 4:12, penetra hasta lo más íntimo del hombre, es la mejor arma de defensa, Jesús la uso en el desierto contra Satanás obligándolo a huir.

4. Peleando Firmes de pie en el espíritu, pero de rodillas Orando en todo tiempo. Pablo termina el pasaje en el verso 18, resaltando que esta pelea debe tomarnos en el mundo espiritual totalmente equipados y armado, firmes y listos para la batalla, pero en el mundo natural la actitud para ganar esa batalla es de rodillas, orando en todo tiempo, ¿Qué implica esto?, la Oración debe ser insistente, diaria, no podemos dejar de velar, esto quiere decir estar siempre despiertos en oración, Lucas 21:36, Velad en todo tiempo, Mantenerse orando todo el tiempo consiste en poner nuestra mira y nuestra mente de manera constante «en las cosas de arriba, no en las de la tierra» (Colosenses 3:2). Pablo aconsejó a los colosenses: «Perseverad en la oración, velando en ella» (Colosenses 4:2). El verbo griego en la palabra «perseverad» (proskartereo) significa ser asiduo, constante y tesonero.

Orando por todos. Finalmente, Pablo es invita a los lectores de las Iglesias que Oren profunda e insistentemente por la obra de Dios, como lo dice en el versículo 19, todo siervo de Dios necesita de las oraciones del pueblo, esto es parte de la unidad.

Hermanos debemos estar conscientes de que estamos en batalla, Satanás el dios de este siglo a segado el entendimiento de los incrédulos como dice 2 Corintios 4:4, la situación del mundo actual no permite que seamos cristianos pasivos, la armadura no es simplemente un traje, es acción en batalla, es santidad, es vivir como si fuera nuestro último día.

Esa es la batalla que debemos pelear, Satanás anda como León rugiente, cada conquista que logramos en nuestra carne solo hace que él se desplace a otra debilidad nuestra, no podemos bajar la guardia…. Hermano la buena noticia es que no estamos solos, esta armadura está llena de la gracia de nuestro Dios, él nos ha dado cada una de sus partes para que podamos resistir, estar firmes y vencer. ¡Si es cierto caeremos de seguro!, pecaremos también, pero solo pegados a Cristo, bien armados lograremos vencer.

Hermanos yo he caído tantas veces en mi vida, yo no soy digno de nada delante de Dios, muchas veces he estado hundido en fracaso, pero siempre que he caído en un foso de deseperación, el único lugar hacia donde se puede levantar nuestra mirada es hacia arriba, hermano si hoy estas así déjame decirte que la única salida es Cristo, no mires tus circunstancias, solo mira a Cristo es el y nadie más, quien tiene tu vida, y te puede sacar de ahí, párate sobre tus pies y empieza a ceñir tú lo como con la verdad, ponte la coraza de justicia, cálzate el evangelio de la Paz, agarra el escudo de la FE, ponte el casco de la salvación y empuña la espada de la palabra, ahora en el espíritu párate firme para la batalla, pero en lo físico, dobla tu corazón en oración a Dios, pégate a Cristo, que nada quite tu gozo, enfrenta la batalla con firmeza y perseverancia Hermano, Dios estará delante de ti, que podamos decir como Pablo que en sus últimos días antes de ser decapitado:

Porque yo ya estoy para ser sacrificado, y el tiempo de mi partida está cercano. He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no solo a mí, sino también a todos los que aman su venida.

2 Timoteo 4:6-8

      Peleemos la buena batalla y amemos su venida Hermano, Que Dios te Bendiga.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s