¿Estamos en una Leve Tribulación?

Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día. Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria; no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.

2 Corintios 4:17-19

En estos tiempos tan convulsionados, post pandemia, donde las economías no despegan, y ahora con guerra y rumores de guerras, donde la falta de empleo, y en muchos casos la enfermedad del Covid que se ha llevado a familiares, migraciones, crisis mundial, para el cristiano es muy fácil pensar y decir estamos en una tribulación, ¡Dios hasta cuando termina esto!, es el clamor de nuestras almas, y nos vemos frustrados y vemos lo que esta delante de nuestros ojos, sin embargo Dios aun tiene el control, y lo inmediato muchas veces nos hace olvidar acerca de la soberanía de nuestro Padre Celestial.

En la epístola de Pablo a los Corintios el apostol se refieres a la Iglesia de Corinto dándoles animo de que no desmayemos, que no pongamos la vista en las cosas terrenales sino que veamos a las cosas eternas. El apóstol habla de esta leve tribulación, pero ¿Es realmente leve lo que nos esta pasando hoy?, ¿Era leve lo que pasaba el apóstol cuando escribió la espitola?, veamos otro pasaje de la misma pistola:

¿Son ministros de Cristo? (Como si estuviera loco hablo.) Yo más; en trabajos más abundante; en azotes sin número; en cárceles más; en peligros de muerte muchas veces. De los judíos cinco veces he recibido cuarenta azotes menos uno. Tres veces he sido azotado con varas; una vez apedreado; tres veces he padecido naufragio; una noche y un día he estado como náufrago en alta mar; en caminos muchas veces; en peligros de ríos, peligros de ladrones, peligros de los de mi nación, peligros de los gentiles, peligros en la ciudad, peligros en el desierto, peligros en el mar, peligros entre falsos hermanos; ……’

2 de Corintios 11:23 en adelante

Pablo se enfrento a sin numero de situaciones adversas que no son nada comparado con lo que nosotros pasamos hoy, sin embargo el las describe como leve tribulación, si hermano es leve comparado que lo que esperamos recibir de Dios. Vemos algunos puntos al respecto:

  1. La tribulación es leve cuando comparamos nuestra situación con la tribulación de otros. Aveces los cristianos solo pensamos en nosotros y nuestras familias, pero que hay de aquellos que sufren la tragedia de la Guerra, o que sus países son perseguidos por la fe, o sufren por no tener un techo o alimento que llevarse a la boca, debemos agradecer a Dios de lo que tenemos y no enfocarnos en lo que no tenemos, debemos ser agradecidos, Dios no nos ha dejado.
  2. La tribulación es leve en comparación a lo que merecemos. Según la misma palabra de Dios en Romanos dice que todos hemos pecados y estamos destituidos de la gloria de Dios, lo que merecíamos es castigo eterno, merecíamos la muerte, sin embargo fuimos redimidos por Cristo, pero no debemos nunca olvidar el castigo que merecemos por nuestros pecados, y cual es nuestra posición al respecto, cuando entendemos lo que nuestro salvador tuvo que pasar por nosotros, nuestra aflicción es leve definitivamente.
  3. La tribulación es leve en comparación a las bendiciones que hemos recibido. La salvación recibida por medio de Cristo en la Cruz, cuando vemos que la justicia de Dios no se aplico a nosotros que merecíamos muerte, sino que se aplico a Jesús en la cruz, debemos entender que somos adoptados por Dios, herederos y coherederos con Cristo, la aflicción es nada frente a esta realidad.
  4. La tribulación es leve en comparación a la gracia que recibimos en los tiempos de desierto. Muchas circunstancias duras no son sino el preámbulo de una gran bendición, el arcoíris esta después de la lluvia, y la paz después de la tormenta, aveces vemos lo inmediato, pero Dios ve todo el cuadro, es bíblico tener aflicciones como las de Pablo, sin embargo Dios esta en control para hacernos madurar y crecer, no podemos dejar de mirar a Cristo en el dolor.
  5. La tribulación es leve en comparación con la Gloria que recibiremos. Si nuestros ojos están puestos en la cosas de arriba, los desiertos en esta tierra son simplemente pasajeros y momentáneos, nada es tan eterno como la glorificación con Cristo, el galardón que nos espera, por eso Pablo insta a los corintios a ver las cosas eternas sobre las terrenales.

Nada de lo que estes pasando, NADA, es más grande que el tener a un Dios que se hizo humano que dejo su gloria, fue vituperado, castigado, despreciado, lacerado y luego muerto de la forma más horrible en una cruz, pero lo maravilloso de esto es que el lo hizo por amor a nosotros, para llevarse nuestro juicio, nuestro pecado, y salvarnos de la muerte, como cristianos debemos sacudirnos del mundo el cual nos muestra un entorno pesimista, deprimente y fatalista, nosotros somos hijos del Rey de Reyes, y el tiene el control, nada esta sobre el y ningún desierto es eterno, así que animo miremos las cosas de arriba no las de la tierra, pues nuestra vida esta escondida en Cristo, por eso como dice Pablo renovemos nuestro hombre interior, para vivir confiados en el a pesar de las circunstancias, recuerda que ellas son solo una leve tribulación.

Tomado y adaptado del sermón del Pastor Edgar Silva Iglesia Cristiana Dios es Fiel de Quito en Ecuador: https://www.youtube.com/watch?v=d97JC7-LNF0

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s